20080607

Capítulo IV Caligrafía

El licor lo ha vencido. sobre el colchón percudido yace su cuerpo desnudo, aún latiendo de deseo, mas abatido. Lo veo extraviarse, me siento culpable de sacudirlo, de susurrar su nombre o su ficción, a manera de un beso tímido. El amanecer se posa en sus párpados, tierna ave de solares vuelos, ocaso de los amantes. Me aferro a su cuerpo, un arrebato erótico sacude mis letras derramadas en su cuerpo, se desbordan hacia las paredes y los cristales. En una lengua ignota me inventé una llave para escapar de su hogar, para salir sin la esperanza de volvernos a encontrar: trágica certeza del reencuentro.

Etiquetas: ,

2 Comentarios:

Blogger cuitláhuac dijo...

-belleza ocre-

(((aplausos en el fondo)))

6:55 p. m.  
Blogger pe-jota dijo...

Percudido......nunca había oído este sinónimo de sucio.

Dicen que nunca te acostarás sin saber algo nuevo.

6:46 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal


Visitor Map
Crea tu mapa!